Pena de muerte y Derechos Humanos (Material de MOOC sobre pena de muerte, UCLM)

Pena de muerte y Derechos Humanos hacia la abolición universal

Editores Luis Arroyo Zapatero William Schabas Adán Nieto

Coordinadora Cristina Rodríguez Yagüe

http://www.academicsforabolition.net/repositorio/ficheros/453_233.pdf

La cuestión de la abolición de la pena capital tiene su origen en los momentos
del otro abolicionismo, el de la esclavitud. Esclavitud y pena de muerte han sido
desde primeros del siglo XIX el yunque en que se han batido los Derechos Humanos.
Estos en su conjunto han necesitado pasar casi 200 años para ser parte
del mundo del Derecho, no sólo con valor programático, sino como derechos
efectivos frente a los legisladores y tribunales nacionales.
La pena de muerte se confronta con dos de los Derechos fundamentales consagrados
por los artículos 6 y 7 del Pacto Internacional de Derechos Civiles, por
las Declaraciones regionales de Derechos y por la mayoría de las Constituciones
nacionales. El mundo europeo y americano son territorios casi libres de pena
capital. En Europa queda solo Bielorrusia en ejercicio de la vieja farmacopea.
En América solo restan menos de la mitad de los Estados de USA y las islas del
Caribe. Todo el resto de la tierra firme está libre de pena capital, aunque no
de las ejecuciones extrajudiciales. Pero, en todo caso, el asunto debe seguir
preocupando en Latinoamérica, pues las crisis de criminalidad provocan de vez
en cuando tentativas de reinstauración. Por su parte, África se mueve y son
numerosos los países que han abolido la pena capital en los últimos años, con
especial significación de Sudáfrica. Mientras tanto Oriente se mantiene aferrado
al matar a sangre fría. El mundo musulmán ofrece ejemplos de abolicionismo
de facto, como Marruecos y Argelia, y de compulsión a las ejecuciones, como
Arabia Saudí e Irán.
Por otra parte, en el tiempo presente y especialmente en torno a 2015 el asunto
de la pena capital ganará espacio en la discusión internacional, pues la mayoría de los países de la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó en 2007 una
Resolución que propone una moratoria universal para 2015, año de la revisión
de los Objetivos del Milenio, proclamados en el año 2000. Esta circunstancia
que sitúa la cuestión de la abolición, de ese matar a sangre fría por parte del
Estado que comporta la pena de muerte, en plano similar al de no dejar morir
de hambre a millones de personas, tantas como para las que hay que evitar la
muerte por enfermedades que en los países desarrollados resultan curables, así
como, entre otros asuntos, con la lucha contra las más graves discriminaciones
de género o la universalización de la enseñanza básica.
La cuestión de la pena de muerte y su abolición es materia común del enfoque
jurídico tanto desde el Derecho Internacional de los Derechos Humanos y el
Derecho penal, como de la ética social y de las religiones, de las políticas sociales
internacionales y de la gobernanza mundial.
Los posibles interesados en la materia son estudiantes de grado y de postgrado
en Derechos Humanos, Derecho Internacional, Derecho penal y Política
criminal, Criminología, Humanidades y Políticas públicas de cooperación internacional.
Su carácter interdisciplinar permite un desarrollo apto también para
personas ajenas a los sistemas ordinarios de formación, como las Universidades
populares y Universidades de mayores.
El conjunto del curso es responsabilidad de la Universidad de Castilla–La Mancha
y de su Instituto de Derecho Penal Europeo e Internacional y se realiza con
un grupo de Universidades iberoamericanas, así como con un conjunto de profesores
pertenecientes a la Red Académica Internacional contra la Pena Capital
(academicsforabolition.net).

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.